¡Defendamos al camarada Dallas y luchemos por su libertad!

“Puedes tomar cualquier cosa de un hombre, pero no lo que está aquí [apuntando a su cabeza]. Incluso si lo matas. Y si muere, eso permanece en los demás”.
Presidente Gonzalo, Abimael Guzmán, la noche de su arresto.

Al mediodía del 9 de marzo, agentes federales armados con escopetas rodearon a nuestro apreciado camarada Dallas y lo arrestaron. Mientras escribimos, él está postrado en las mazmorras del estado.

Creemos que el secuestro de nuestro camarada es el intento más reciente y agresivo por parte de los cerdos -de la ciudad, del estado y a nivel federal- para sofocar y reprimir la organización revolucionaria y al movimiento combatiente antifascista. Aunque no hay duda de que donde sea que exista una verdadera resistencia al ascenso del fascismo el estado intentará aplastarlo, creemos que el movimiento en Austin ha atraído una atención especial. Se dan cuenta de que se ha convertido en un ejemplo para los demás, por lo que ahora pretenden crear un ejemplo de ello encadenando a nuestro camarada.

En los últimos años, Austin, Texas, ha sido noticia internacional por su combatiente lucha antifascista. Comunistas y anarquistas han convertido las calles de Austin en un campo de batalla en la lucha contra el genocidio, la deportación y la tortura. En todo el mundo, los camaradas han mostrado interés y respeto por los antifascistas de Austin, que no muestran misericordia ante los fascistas, que los superan en número y que luchan ferozmente en todos los enfrentamientos. Lo que quizás haya atraído la atención más seria, no solo de los fascistas sino también de los cerdos, es la militancia firme y feroz del movimiento y su alto grado de organización junto al hecho de que en su mayoría está dirigido por comunistas.

Esta atención y posterior represión comenzaron incluso antes del fuerte aumento del fascismo en el período previo a la presidencia de Trump. Hace casi dos años, varias personas, que suponemos que el estado creía que estaban asociadas al movimiento, fueron visitadas por agentes del FBI que intentaron interrogarlas. No mucho antes de que Trump fuera elegido, los antifascistas pintaron sobre graffitis fascistas que la Universidad de Texas había conservado intactos en los pilares de un museo en el campus y los cerdos cargaron salvajemente arrestando a tres personas que paseaban por allí cerca sin ninguna prueba observable.

Pero con el crecimiento del movimiento en tamaño, sofisticación y militancia tras las elecciones de Trump, la represión comenzó a aumentar bruscamente. La semana siguiente a la elección de Trump, se llevaron a cabo tres protestas anti-Trump. La primera fue dirigida principalmente por estudiantes de la UT Austin tras organizar una huelga que duró varias horas, parando el tráfico la mayor parte del día laboral. La noche siguiente, los comunistas tomaron la calle, instando a los manifestantes a ocupar más espacio en las calles y resistir activamente a los cerdos antidisturbios enviados a acorralar la protesta. La tensión era muy alta y por el comportamiento violento de los cerdos, parecía claro que estaban ansiosos por arrestar antifascistas. Tres noches más tarde, el 13 de noviembre, seis manifestantes, uno de ellos Dallas (que no es su nombre legal), fueron arrestados y se les acusó de varios cargos que van desde resistencia al arresto hasta asalto. Según palabras del Departamento de Policía de Austin, un informe suponía que los seis eran miembros de los Red Guards (Guardias Rojos) a pesar de la falta de pruebas o motivos para creer la acusación. Durante la protesta, una mujer de los seis detenidos tenía problemas de salud y resultó herida durante su arresto. Ella solicitó atención médica y fue llevada al hospital, donde la policía la acosó haciendo preguntas sobre sus afiliaciones políticas y presionándola para que declarase que estaba en los RGA (Red Guards Austin).

Desde entonces, tras una serie de contraprotestas antifascistas, manifestaciones combativas anti-gentrificación y manifestaciones lideradas por comunistas, el estado ha intensificado y refinado aún más sus intentos de intimidar y castigar al movimiento. Arrestaron a quienes pudieron, acusándolos de todo lo que creyeron posible, incluso arrestando a personas por defenderse contra fascistas que los habían agredido. Cuando cualquiera era arrestado durante una marcha combativa anti-gentrificación, un agente del FBI llegaba y los interrogaba en la cárcel sin registrar un informe. No hace mucho tiempo, tras el 9 de diciembre de 2017, cuando los antifascistas de Austin se enfrentaron a neoconfederados y otros fascistas y los avergonzaron y expulsaron, el informe policial describió abiertamente a todos los antifascistas sobre el terreno como miembros de los “Guardias Rojos”. Probablemente sea evidente, pero en todos los puntos la policía mostró una clara camaradería con los fascistas en el terreno, dándoles la mano, bromeando y riendo con ellos y protegiéndolos fuertemente mientras dejaban que los antifascistas fuesen atacados sin problemas y haciendo la vista gorda ante los claros ataques de los fascistas.

Durante todo esto, el movimiento en Austin se ha fortalecido y se ha negado a dejarse intimidar o disuadir por tal creciente intimidación y represión. Debido al compromiso inmutable del estado con un mundo degenerado y reaccionario, estamos seguros de que no pueden soportar el ejemplo establecido por el movimiento de Austin en su coraje, inquebrantable militancia y sofisticación. Y ante esta resolución, creemos que se convencieron cada vez más de que no podían destruir este movimiento simplemente a través de la represión generalizada y por tanto hicieron lo que la burguesía ha hecho siempre en todo el mundo: identificar a determinados individuos que ven como claves del movimiento y luego perseguirlos con violencia e intimidación creyendo que serán lo suficientemente agresivos como para quebrar su voluntad o simplemente destruirlos, con la esperanza de que al hacerlo puedan poner fin al movimiento. Debido al liderazgo que ha demostrado en las protestas y porque es un firme defensor de los RGA, creemos que es obvio que han puesto sus ojos en él durante al menos dos años con la esperanza de encarcelarlo o matarlo.

El 13 de noviembre de 2016, cuando Dallas estaba siendo arrestado por un oficial del DPS (Departamento de Seguridad Púbica de Texas) por un supuesto asalto que no cometió en lo que nos parece claro que intentaron asesinarlo, el oficial Goodson del DPS de Texas le agarró del cuello girándolo y partiéndolo en dos lugares, casi dejándolo paralizado del cuello hacia abajo. Ignorando las repetidas solicitudes de Dallas para ser trasladado en ambulancia al hospital, otro oficial procedió a arrestarlo y mandarlo a la cárcel donde pasó la noche con el cuello roto. Los cerdos no pudieron matarlo y él sobrevivió esa noche y se recuperó lentamente después de una cirugía invasiva, usando un halo ceervical durante meses, lo que le impidió bañarse o cocinar por sí mismo.

Creemos que, tras el fracaso en lo que parece ser un intento de asesinato, el estado decidió tratar de arrestarlo bajo cargos más graves.

La serie de eventos que llevaron a su arresto reciente por parte de agentes federales fue puesto en marcha por lo que creemos que son cargos inventados por Jesús Mares y su pareja, Angelica Clarke. Tenemos la convicción de que el acusador de Dallas, Jesús, puede haber sido informante policial durante varios años o que ahora le pagan para serlo. Inicialmente se reunió con Dallas en el 2015, pero interrumpió el contacto por un tiempo y regresó en 2016, meses antes de la fractura de cuello de Dallas. Durante más de un año, Jesús intentó incitarlo a él y a otros organizadores para usar violencia innecesaria y actos de intimidación armada contra agentes federales. Esto se contradecía fuertemente con la política que Jesús defendió en anteriores ocasiones, que fueron constantemente por la reconciliación con los reformistas. Estamos convencidos de que Jesús, al darse cuenta de que nadie lo ayudaría a llevar a cabo actos terroristas, eligió romper lazos con todos los organizadores serios de la zona para preparar su falsa acusación contra Dallas ya que no tenía crímenes reales que denunciar. Poco antes del arresto de Dallas, Jesús y Angélica comenzaron a acosar a la novia de Dallas en persona y a través de aplicaciones de mensajería.

El 13 de febrero, Jesús denunció asalto con arma mortal que supuestamente ocurrió dos días antes, mientras que la pareja de Jesús acusó de asalto a la novia de Dallas. Dallas fue arrestado a punta de pistola en el complejo de apartamentos de su novia el 3 de marzo. Al oirlo gritar fuera, su novia abrió la puerta para ver qué sucedía y luego fue retenida en un coche patrulla durante horas mientras la policía obtenía una orden de registro de su apartamento. Al ser liberada, se le comunicó que podía esperar en el automóvil o irse mientras se registraba su apartamento, a pesar de que se le dijo durante su detención que podría permanecer en su apartamento mientras se realizaba el registro. Ella optó por irse para regresar horas más tarde a un apartamento completamente patas arriba. Los cerdos habían dejado posada una visera de “Make America Great Again” de manera destacada cerca de la entrada de su apartamento. Creemos que esto fue un intento de intimidación y podría interpretarse como una amenaza.

Con una fianza de 70.000 dólares, Dallas permaneció en la cárcel durante cinco días mientras amigos, familiares y camaradas recaudaban la parte necesaria para pagar un fiador. Tras pagar la fianza y esperando a que le instalaran el monitor de tobillo, su novia, que está embarazada de su hijo, fue arrestada. En un espectáculo de crueldad no sorprendente, la secuestraron mientras se dirigía a realizar un ultrasonido por las nueve semanas. Tal día, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, habría sido su primera oportunidad de escuchar el latido del corazón de su hijo. Aunque Angélica la había acusado de asalto al mismo tiempo que Jesús acusó a Dallas, no fue hasta casi inmediatamente después de que se pagase la fianza de Dallas que la arrestaron. Creemos que esto muestra claramente que los cerdos estaban tratando de causar el mayor daño económico y psicológico posible, evitando que se vieran entre ellos y a su bebé por vez primera.

Dallas fue liberado poco antes de iniciarse un evento del Día Internacional de la Mujer Trabajadora y su primer acto inmediatamente tras ser liberado fue para apoyar este evento. Les dijo a todos los presentes que él y su novia habían estado enfrentando estos actos de represión. En el evento, leyó un poema profundamente conmovedor que había escrito en la cárcel titulado “A mi bebé por nacer”. Instó a todos a luchar para sacar a su novia de la cárcel, ya que es un ejemplo increíble de una devota organizadora de la lucha femenina. Incluso después de haber sido encarcelado inesperadamente durante días y a pesar de no saber si existían más órdenes para volverlo a arrestar, su primera prioridad era reunirse con sus camaradas para ayudar a defender a su novia embarazada y contribuir al éxito de este importante evento. Dallas ha sido un organizador incansable en el avance de la lucha femenina. Todos los que lo conocen pueden dar fe de cuántas veces se ha levantado contra la misoginia y la mala conducta sexual y contra la violencia. Estos son los actos de un organizador comprometido y no son nada sorprendentes para cualquiera que conozca a Dallas. Él siempre ha mostrado la más profunda preocupación por el pueblo y vive por encima de todo para ver que este trabajo político continúe incluso cuando su libertad y su vida han estado bajo un ataque prolongado y potencialmente letal. Inspirado por su dedicación y su conmovedor llamamiento a la acción, sus camaradas inmediatamente donaron cientos de dólares para el fondo de fianzas y comenzaron a debatir formas de ayudar a la defensa de su novia.

A la mañana siguiente, Dallas y un amigo se dirigieron a la oficina de fianzas para cumplir con los requisitos adicionales de su fianza. Inmediatamente después de salir del automóvil, fueron rodeados por policías encubiertos y agentes federales. Dallas fue arrestado como criminal por posesión ilegal de un arma de fuego, armas de fuego a las que creemos que no tenía acceso. Y aunque Dallas es un criminal condenado, lo que es particularmente absurdo es que la condena ocurrió hace casi dos décadas, cuando tenía 17 años, por pintar con spray un edificio cuyo propietario pidió la pena máxima de un año de prisión. A pesar de que nunca declaró vivir con su novia y de que él no figura en el contrato de alquiler, los cerdos afirman que las armas de fuego que tomaron mientras asaltaban la residencia de su novia son evidencia de esta posesión, armas de fuego que ellos mismos admiten que fueron legalmente adquiridas y registradas. Ciertamente, no es un crimen poseer armas en Texas y no vemos a la policía allanando casas para apoderarse de las armas de los “patriotas” y acusarlos de crímenes fabricados.

Aunque los federales estaban allí solo para arrestar a Dallas, la persona que estaba con él fue detenida y obligada a identificarse. Después de escribir su nombre, un agente federal preguntó: “Entonces, ¿qué robaste?” Y comenzó a hacer preguntas importantes sobre un robo fabricado que esta persona ciertamente no cometió. Declararon que no robaron nada y que no había órdenes de arresto. Los federales dejaron de acosarlos, pero un agente encubierto se aseguró de decir algo como “si no quieres meterte en problemas, no te juntes con comunistas”, lo que creemos que es una prueba más de que los federales están ansiosos por inventar crímenes falsos para encarcelar comunistas. Creemos que los cerdos claramente pretenden causar terror psicológico en todos lados: a Dallas, a su novia y a todos los que se relacionan con ellos, a través de arrestos, detenciones y acoso con la esperanza de que algunos acaben involucrándose involuntariamente en un crimen fabricado.

Jesús y Angélica afirman que el presunto asalto ocurrió antes de las 07:00 de un domingo, mientras devolvían unos libros a Dallas y a su novia. Una pelea por libros suena tan ridícula que es posible que el juez piense que Jesús y Angélica simplemente afirmaron que era por libros y no por algo que también los implicaría en un crimen, como un trato con armas o drogas. Para ser claros, sería ridículo asumir cualquiera de ambas posibilidades, ya que Jesús está legalmente bien armado y tanto Dallas como su novia están completamente sobrios. De hecho, ambos camaradas son conocidos por ayudar a sus camaradas y amigos a lograr la sobriedad y mantenerse serenos y su ayuda ha sido invaluable para muchos.

Creemos que Jesús es un mentiroso compulsivo, que miente sobre todo, desde sus relaciones hasta su consumo de drogas. Por lo que podemos decir, él porta armas a todas partes y creemos que está ansioso por usarlas. Se ha ofrecido para armar a varias personas o entrenarlas en el uso de armas de fuego sin que parezca tener en cuenta el estado legal, capacidad y bienestar de tales personas. Si tenemos razón en nuestra evaluación de que el FBI lo está utilizando como informante, entonces es obvio que a ellos no les importa una mierda la confiabilidad, el carácter o la estabilidad mental de sus informantes, siempre que crean que les dará información suficiente para poner organizadores dedicados en la cárcel.

Jesús no ha cesado su acoso incluso después de haberse efectuado todos estos arrestos. Un par de días después del primer arresto de Dallas en esta secuencia de eventos, Jesús, tras ver a un cliente de los abogados de Dallas dentro de un juzgado, envió un mensaje de texto a tal cliente con una foto de su propia foto policial. Otro día, él actuó de tal manera que, creemos, constituyó un intento de hacerse pasar por uno de los asistentes legales del abogado de Dallas, específicamente preguntando a dos de sus clientes si habían completado los pasos necesarios para terminar de manejar sus casos. Jesús también acechó al abogado de Dallas dentro del juzgado, lo siguió hasta una escalera y lo arrinconó allí para encararse a gritos con él por el hecho de representar a Dallas.

Suponemos que Jesús continuará acosando gente que tenga cualquier grado de conexión con Dallas. Creemos que es vengativo y que disfruta del miedo de los demás. Este uso de informantes imprudentes y tácticas de represión no es nuevo en Texas. En 2008, el informante del FBI, Brandon Darby, sugirió que dos activistas hicieran bombas incendiarias para usar contra vehículos del estado y ambos fueron arrestados y encarcelados durante años como resultado de este plan federal. Al igual que Darby, Jesús parece estar motivado por su propio interés más que por cualquier tipo de sentido del deber hacia el estado. A diferencia de Darby, Jesús no logró influir en los organizadores a los que se dirigió para intentar cualquier acto terrorista.

Sin que nos parezca que existan evidencias significativas, los federales han acumulado cargos contra Dallas que podrían conllevar un total de 30 años en prisión. Si es sentenciado a los 30 totales, sería completamente incapaz de formar parte de la vida de su hijo por nacer y ciertamente sufriría psicológicamente, atrapado durante décadas en las mazmorras del estado.

Consideramos que este es otro caso obvio del estado hipócrita de Estados Unidos que viola sus propias leyes y políticas para intentar destruir un movimiento político que amenaza su repugnante existencia y la opresión y explotación genocida que inflinge sobre la mayoría de personas en la tierra.

Digámoslo claramente: estos arrestos no matarán el trabajo revolucionario que se realiza diariamente aquí y en todo el país. Defendemos, como siempre, que la burguesía es una clase condenada por su propia existencia absolutamente decadente que provocará el odio de las masas sobre ella misma, para sufrir uno tras otro los golpes de la clase obrera mundial liderada por el movimiento comunista hasta ser sometida y extinguida de una vez por todas. El estado tiene los sueños enfermos de una clase condenada al creer que puede ahogar nuestro movimiento y las masas bajo una represión sangrienta y cruel. La realidad es que todo lo que pueden hacer es adelantar su propia destrucción. No pueden romper la voluntad del movimiento guiados por el arma más aguda que el proletariado haya manejado jamás: el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo. Aunque tenemos muchas lecciones que aprender de nuestros fallos y aunque nos duela a horrores que alguien a quien queremos como un tesoro haya caído en manos del enemigo, nunca nos ha avergonzado nuestro trabajo y nuestra lucha y nunca lo hará. Apoyaremos, defenderemos y aplicaremos el maoísmo hasta nuestra muerte.

Tal como podría contaros cualquier persona que haya conocido a Dallas, es un hombre que no busca elogios y encarna realmente el espíritu revolucionario del que habla Mao en su discurso “Servir al pueblo”, alguien que entrega toda su vida y su ser al servicio del pueblo. Después de que el huracán Harvey trajo destrucción y dolor inimaginable a la costa de Texas, él estuvo en el primer convoy de Austin para unirse a “Serve the People – Houston”, listo para empezar a aliviar el desastre en medio de las aún grandes inundaciones y en medio de nacionalistas blancos armados con rifles que merodeaban buscando matar saqueadores. Su experiencia con “Serve the People – Austin” le permitió coordinar el suministro de alimentos en los vecindarios más afectados. Pero más que eso, su profundo amor por el pueblo brilló en cada relación y siempre fue capaz de conectarse con las masas, averiguar lo que más necesitaban y siempre dar más de lo que había prometido. Al estar apasionadamente dedicado a la formación política, ha estudiado muchos temas con prácticamente todo el mundo en el movimiento de Austin y más allá, formando incansablemente a los demás y esforzándose por aprender más a diario. Dallas es una inspiración para un número incalculable de personas por su internacionalismo, sacrificio, humildad y dedicación. Durante años y años le ha dado al movimiento y a las masas absolutamente todo cuanto tiene y el movimiento se ha beneficiado tremendamente de él. Quienes lo conocen lo aman más allá de las palabras.

Nos negamos a permitir que estos crímenes contra un gran servidor del pueblo pasen desapercibidos y sin respuesta. No creemos que el estado le conceda indulgencia, pero tenemos la intención de luchar en cada paso del camino para protegerlo de cualquier tipo de daño, para verlo liberado de las mazmorras del enemigo lo antes posible, para asegurar que su familia y seres queridos están protegidos y para llevar la luz de la verdad a este tan insidioso intento de matar y criminalizar a revolucionarios. Hacemos un llamamiento quienes amen al pueblo, como lo hace Dallas, para que inicien esta lucha junto a nosotros, incansablemente, incondicionalmente y de todo corazón. Bajo este texto, se pueden encontrar maneras de mostrar apoyo y las actualizaremos en el futuro para poder unirse en su defensa.

Lo que buscan hacerle a él se lo intentarán hacer a un sin fin de nosotros. Nunca descansaremos en la defensa de las masas, de Dallas y de todos los verdaderos revolucionarios. En nuestra unidad, guiados por nuestra ideología, somos más fuertes de lo que puedan imaginarse.

¡Lucha con nosotros para denunciar la represión hipócrita del estado!

¡Difundamos a los cuatro vientos la urgencia de defender y liberar a Dallas!

¡Dallas Libertad!

Puedes enviar donaciones directamente a través de PayPal: avantiguzman@gmail.com

Compra una camiseta: todo beneficio será usado para esta lucha: http://teespring.com/free-dallas

Pronto estableceremos canales para que camaradas de todo el mundo le envíen cartas o correos electrónicos que recibirá con entusiasmo y agradecimiento.

COMPARTE SU LUCHA

Fuente: Red Guards Austin