Conversaciones de paz: Demandas insensatas del GRP interrumpen la quinta ronda de conversaciones

COMUNICADO DE PRENSA, 27 de mayo de 2017
Noordwijk aan Zee, Países Bajos

El NDFP y su delegación vinieron a los Países Bajos listos y dispuestos a continuar con la quinta ronda de conversaciones para trabajar en el proyecto de CASER (Acuerdo Global sobre Reformas Sociales y Económicas). Una vez más, el GRP logró dejar de lado el programa sustancial de reformas sociales y económicas al plantear demandas poco razonables.

Incluso antes de que comenzara la quinta ronda, Jesús Dureza dijo al grupo del NDFP que el grupo del GRP no “participaría en la quinta ronda de conversaciones programadas a menos que hubiera claros indicios de un ambiente propicio para lograr una paz justa y sostenible en el país a través de la paz para que las negociaciones en esta mesa prevalecezcan”.

Esta declaración aparentemente vaga era en realidad un ultimátum al NDFP para colapsar las conversaciones a menos que se sometiera a las siguientes demandas: 1) que el CPP anulase su orden al NPA que era principalmente una respuesta a las intensas operaciones militares de la AFP a nivel nacional antes y después de la declaración de Duterte de la ley marcial en Mindanao y 2) que el NDFP firme inmediatamente un acuerdo de alto el fuego, incluso sin los acuerdos necesarios sobre las reformas sociales, económicas y políticas en vigor. Estas demandas insensatas han interrumpido la quinta ronda de conversaciones formales.

La orden del CPP fue en respuesta a la intensificación de las operaciones de la AFP y a las generalizadas violaciones de los derechos humanos anteriores y posteriores a la declaración de la Ley Marcial en todo Mindanao. Duterte justificó su acción citando como razón las acciones terroristas del Grupo Maute en la ciudad de Marawi. Pero Lorenzana declaró que el NPA también era el objetivo de las operaciones militares de la AFP. Silvestre Bello hizo una aclaración posterior de que Duterte había dicho que la ley marcial de Mindanao no estaba dirigida contra el NPA.

Sin embargo, los hechos sobre el terreno desmienten la aclaración hecha por Bello. Citamos el informe del NPA enviado al grupo del NDFP:

“El 24 de mayo, las unidades de la AFP llevaron a cabo bombardeos y disparos indiscriminados contra comunidades campesinas en Barangay Colon Sabak, Matanao, Davao del Sur.

El 25 de mayo, en el segundo día de la Ley Marcial de Mindanao de Duterte, cientos de elementos de la 39a IBPA lanzaron explosivos, bombardearon e indiscriminadamente dispararon ametralladoras de calibre 50 principalmente en las comunidades civiles Moro en Barangay Salat; en Barangay Tuael en el President Roxas, Cotabato Norte; y en Barangay Tangkulan y Barangay Anggaan en Damulog, Bukidnon.

Un residente de Barangay Salat, fue asesinado como resultado de los bombardeos aéreos. Varios otros residentes, Norhamin Dataya, Cocoy Dataya, Nasordin Maman y otros sufrieron lesiones graves. Al menos 1.600 residentes de los barangays afectados fueron forzados a evacuar sus comunidades.

Estas áreas están a por lo menos 100-180 kilómetros lejos de la ciudad de Marawi.

Esta mañana hemos recibido información de las unidades del NPA en Mindanao Sur, Extremo Sur de Mindanao y partes del Norte de Mindanao Central de que están siendo llevadas a cabo intensamente por la AFP operaciones de búsqueda y destrucción, ataques, bombardeos y ocupación de comunidades campesinas contra el NPA y las masas campesinas en las siguientes provincias: 1) Valle de Compostela, 2) Ciudad de Davao, 3) Davao del Sur, 4) Cotabato Sur, 5) Saranggani, 6) Sultan Kudarat, 7) Cotabato Norte y 8) Bukidnon.

Cientos de personas están siendo acorraladas. La gente está siendo detenida o impedida de viajar por no tener tarjetas de identificación. Los militares están amenazando a la gente contra la expresión de declaraciones que pueden considerarse anti-gubernamentales. Militares y burócratas han emitido directrices que restringen los derechos de las personas a reunirse y les prohíbe organizar acciones de protesta.

A la luz de estos ataques contra el pueblo y sus fuerzas revolucionarias, las unidades del NPA no tienen otra opción que emprender más y más ofensivas tácticas para defender a las masas y al ejército popular, impidiendo a las fuerzas armadas reaccionarias del estado llevar a cabo su asalto”.

La segunda demanda de un alto el fuego inmediato es insensata porque no hay acuerdos sobre reformas a cambio, pero además porque exige unilateralmente del NPA que deje de luchar mientras la AFP continúa su guerra total contra el NPA y el pueblo. Hay impunidad en llevar a cabo atrocidades contra las masas en las zonas rurales y violaciones generalizadas de los derechos humanos a consecuencia de la ley marcial. El GRP también tiene que cumplir con acuerdos a largo plazo sobre la liberación de presos políticos.

Lo que es aún más objetable en la demanda del GRP de presionar a la NDFP para que firme un acuerdo inmediato de alto el fuego es el hecho de que se impone como condición previa para avanzar en las negociaciones de CASER, el principal punto programado para la quinta ronda y considerado como el elemento principal de todas las negociaciones de paz. Esto, en efecto, retrasa la forja de reformas sociales, económicas y políticas urgentemente necesarias que podrían proporcionar la base más duradera para la paz y la justicia social.

El NDFP está listo para reanudar la quinta ronda de conversaciones formales sobre la agenda sustancial de reformas sociales y económicas cuando la otra parte esté dispuesta a hacerlo. #

Referencia:
Fidel V. Agcaoili
Presidente
Grupo de Negociación del NDFP

Fuente: https://www.ndfp.org/grp-unreasonable-demands-disrupt-fifth-round-talks/