No votar : ¡Rebelarse!

Este año hacemos un llamamiento a todos los verdaderos revolucionarios, las masas, y a todas las organizaciones de masas aliadas o en apoyo a boicotear las elecciones presidenciales de noviembre. Pedimos a todos los organizadores progresistas comunitarios y colectivos revolucionarios a tomar parte en oponer a esta elección y educar a los que les rodean sobre la verdadera naturaleza de la política de Estados Unidos. Pedimos a todos nuestros compañeros para promover la revolución como el único camino viable a la libertad de la opresión y la explotación de este sistema capitalista imperialista, y no firmar estos representantes de la clase dominante por aprobarles o prestarles credibilidad a través de la votación. Las elecciones de este año y cada dos elecciones presidenciales en Estados Unidos es una farsa, un espectáculo que está diseñado sólo para ofrecer la ilusión de la agencia política. Hablar con la gente en su trabajo, en la escuela, en la parada de autobús, y en las calles sobre la dura realidad que, nosotros, los trabajadores no tienen representación real en este sistema. Hablar de cómo la democracia no significa marcar una casilla una vez cada cuatro años; que en verdad significa una acción unificada por el pueblo para expresar sus preocupaciones reales y hacer valer su poder en forma de rebelión y revolución. Organizar los eventos educativos o culturales sobre boicot y promoverlo en forma de carteles en su área. Para aquellas personas de clase trabajadora que todavía se sienten obligados a participar en las votaciones, le desafiamos a que no se detiene allí, a salgan a las calles con nosotros y utilicen todos los medios posibles para promulgar y hacer valer el cambio que va mucho más allá de los centros de votación. El poder real está en la revuelta, no en las urnas.

Nunca ha habido tan clara una indicación de la farsa política de democracia burguesa como en las elecciones presidenciales de este año, donde hay que elegir entre un criminal de guerra o un señor de los tugurios fraudulento que se basa en el populismo fascista y reaccionaria. Entre ellos es un mar de liberalismo que avergonzaría a un trabajador corriente a no tomar parte en este espectáculo. La elección presidencial de Estados Unidos ha dado forma para ser tan dramático y superficial como un combate de lucha televisado entre dos representantes de la clase dominante, pero mucho menos divertido. Mientras que muchos participarán en la teatralidad presentando sus mejores candidatos que son verdaderamente desesperados, malgastando los recursos y el tiempo de los voluntarios para convencerse a ir a votar por un “socialista”, lo llamamos a esto lo que es: una pérdida de tiempo. No tenemos ningún interés en ofrecer legitimidad a algo tan ilegítimo como las elecciones en Estados Unidos que es un circo donde los capitalistas de la clase dominante burguesa pretenden darnos elegir cuál de sus representantes se logra dirigir el imperio criminal que explota a los trabajadores en el país y afuera por los drones en el extranjero, todo en nuestro nombre. La broma está en nombre de nostros y no participaremos nunca en este sistema de tipo mierda. ¿Por qué elegir “lo poco malo de dos” cuando la única opción decente es luchar por un mundo mejor?

Durante las elecciones de 2012, acerca de 240 millones de estadounidenses eran de la edad de votar, mientras que alrededor de 146 millones fueron registradas en realidad. De los registrados, 17 millones de personas no fueron a votar. 39% de la gente saben que votar es una pérdida de tiempo, y sólo el 53% de las personas realmente votan. Nos dicen constantemente que vivimos en la mayor democracia del mundo, y que votar es el pináculo de este logro democrático, sin embargo, los números muestran que es casi una división de 50/50 entre la población de los que ven la farsa de la política burguesa de EE.UU. por una parte, y los que se arrastran a salir a votar para ejercer esta “oportunidad histórica” antes de regresar al trabajo y la rutina diaria de la explotación. A pesar de la propaganda masiva que el Estado despliega para avergonzarse, culparse y motivarse a la gente a votar, 111 millones de personas a edad de votar no lo hacen, y las personas que ganan menos de $ 20.000 al año tienen las tasas más bajas de votar.

Algunas personas nos dicen que si no votamos, entonces no podemos quejar. Decimos lo contrario: ya que no tenemos a nadie a votar que realmente representa al pueblo, todo lo que podemos hacer es rebelar contra este sistema. Por no votar, estamos protestando y negando a ser cómplices en los crímenes que ambos de estos dos candidatos cometerán como presidentes, y denunciamos los crímenes que ya se han cometido hasta ahora. Incluso el presidente más “radical” sería confinada a las limitaciones y la actividades aprobadas por la clase en poder. Sin romper totalmente con la clase dominante existente y su estado no veremos un cambio revolucionario, y es hora que dejemos de comprar el aceite de serpiente empeñado por estos políticos criminales. Debemos dejar al lado todas las ilusiones y prepararnos para la lucha.
Muchos obreros ya ven a través de la farsa de elecciones en Estados Unidos. Cuando hablamos con ellos, nos dan muchas razones por las que no ven ningún logro en votar. Otros de la izquierda y la derecha no entenderán y criticarán esta postura como perezosa o apática. En realidad, la clase obrera sabe en su corazón que estas cuestiones cosméticas de quién será el próximo presidente no abordan los problemas reales que enfrentan como una clase. Esta es una idea correcta y debe ser visto como una forma avanzada en la conciencia de clase.
El propósito de este boicot es destacar las limitaciones de participar en este sistema falso mientras agitando por la revolución como la única solución. Debemos utilizar todo a nuestro alcance para hacer folletos informativos, carteles y volantes, con que se puede hacer propaganda ampliamente tanto en las calles y en el Internet, uniendo a todos los que se pueda unirse en torno a la difusión de las ideas revolucionarias en oposición a las ideas reformistas y derrotistas movilizando a las masas con el objetivo de acabar con el capitalismo. ¡Debemos construir en el interés de la revolución!
La revolución requiere una ruptura ideológica completa con la “democracia” capitalista y sus elecciones burguesas. Cuando los revisionistas llaman a las masas a votar por un candidato burgués o uno de sus desesperados “socialistas”, en realidad están negando a romper con la ideología burguesa de la “democracia”, que sólo la perpetua esta ideología. Esto crea la desconfianza patético y cínica hacia la revolución, la falta de fe en la capacidad de las masas para resistir un sistema de este tipo, y la confusión sobre quien en realidad constituye el avanzado dentro de nuestra sociedad. Ellos tratan de arrastrar a las masas de trabajadores y naciones oprimidas atrás de nuevo en el sistema burgués-un sistema que ya vemos es tan inútil para participar en, y uno que las masas ya han abandonado en gran parte. Organizar al pueblo a boicotear las elecciones permite que los verdaderos revolucionarios consoliden a los que ya pueden identificar la naturaleza tóxica de la máquina electoral en Estados Unidos, en lugar de tirar de ellos hacia atrás en un sistema que todos podemos ver que no es democrático. Debemos dibujar las líneas firmes entre los que son parte del sistema y los que se organizan para desmantelar y destruir el capitalismo.
¡Una y otra vez somos alimentados por las promesas de estos muñecos de la clase dominante, es hora de que dejemos de escucharles y comenzar a actuar! ¡Llamamos a una jornada de acción el 8 de noviembre, tan pronto como se abren las urnas; un día en el que podemos hacer oír nuestra voz y el día en que los demás sepan por qué es que no vamos a votar!

No votar en las elecciones
Dejar de votar a favor de un buitre de clase dominante
¡Hacer esfuerzos para la revolución en 2016!

-Red Guards Austin