Levantamientos de masas espontáneos en Irán

Durante los últimos cuatro días seguidos, una rebelión de masas ha sacudido a Irán por todo el país. Los salarios, el coste de la vida y la represión estatal son factores que influyen en las legítimas quejas populares. A día de hoy, incluso los pueblos del Kurdistán y Baluchistán se han unido al movimiento de masas del pueblo iraní. Con las primeras oleadas de protestas que se llevaron a cabo en Mashhad contra el aumento de los precios y las condiciones de pobreza, las condiciones para el pueblo fueron empeorando. 16 manifestantes han sido asesinados a tiros por la policía y hay cientos de arrestados según los informes de los medios estatales. Se han efectuado limitaciones y restricciones en las redes sociales en un intento de sofocar las rebeliones. A pesar de estas restricciones, la ciudad suroccidental de Izeh ha caído en manos de las masas rebeldes. Hasta el momento, el carácter de clase de la rebelión ha contado con la participación de la clase trabajadora y los desempleados, así como con sectores de clase media.

En cuanto estallaron las rebeliones, a los imperialistas estadounidenses se les hizo la boca baba, el líder imperialista Donald Trump tiene el descaro de afirmar que “el mundo está observando” como si el mundo no observase cuando la policía de Trump asesina a manifestantes y civiles o cuando los drones estadounidenses bombardean naciones oprimidas por el imperialismo estadounidense tanto bajo Trump como de Obama. La máquina de guerra de los Estados Unidos ha puesto la mira en el gobierno reaccionario de Irán desde la caída del Sha, que fue títere de Estados Unidos. Los imperialistas de EEUU buscarán cualquier oportunidad de explotar el dolor del pueblo iraní para sus monstruosos objetivos propios. No obstante, esto no debería impedir denunciar los levantamientos masivos, que si bien son incapaces de tomar el poder de clase, son la expresión legítima de la indignación de las masas. De entre las consignas progresistas populares se incluyen; “conservadores y reformistas, el juego ha terminado”; “el ‘líder’ actúa como Dios, la nación está mendigando”; “Ni armas, tanques o Basiji (paramilitares que apoyan al estado) pueden asustarnos” y “pan, trabajo y libertad”.

Aspectos reaccionarios en el movimiento

También se escucharon consignas monárquicas, sexistas, racistas y pro-Shah por parte de una minoría de manifestantes. “Descanse en paz, Reza Shah”, lemas racistas antipalestinos, etc… Si bien han aparecido reaccionarios entre la gente, estos no se han consolidado o no han logrado influir sobre el movimiento de masas. Los reaccionarios tenderán a sacar provecho de las demandas legítimas cuando tengan algo que ganar y cuando las contradicciones entre el pueblo y el estado se vuelvan más nítidas. Mao hizo hincapié en que las propias masas se dividen en tres grandes grupos, el avanzado, el intermedio y el atrasado. Es inevitable que los más atrasados del movimiento de masas de entre el pueblo se expresen políticamente a gran escala. Sin embargo, esto no impide que la mayoría del pueblo acabe cayendo en algún lugar de entre las ideas más avanzadas y las atrasadas. No hay ningún grupo monárquico serio organizado y en algunos casos los eslóganes que invocan al Sha fueron solo maneras de mostrar el enfado con que las masas daban palos de ciego contra su gobierno corrupto.

¿Por qué las masas se rebelan en Irán? Están las quejas ya mencionadas como principales causas del levantamiento de masas. Sin embargo, hay muchas causas secundarias que han agitado las emociones del pueblo iraní; el mes pasado, varios terremotos grandes y pequeños, así como una hambruna en el país y el aumento de la contaminación del aire en las ciudades han expuesto las limitaciones y la insensibilidad de la clase dominante iraní, lo que demuestra su incapacidad para satisfacer las necesidades de las masas.

¿Cuáles son las limitaciones de la protesta de masas?

Como Lenin explicó en su obra “¿Qué hacer?”, las protestas de masas sin la dirección del Partido Comunista no podrán cumplir sus demandas, enfatizando que sin el poder todo es ilusión. Mientras que las masas mismas demuestran una y otra vez su poderoso potencial, al final, sin un Ejército Popular que pueda proteger la Dictadura del Proletariado liderado por el Partido, el pueblo no podrá seguir manteniendo sus conquistas. Algún que otro reaccionario aparecerá reclamando recuperar el poder para la burguesía de la clase dominante. Hemos visto llevar a cabo esto en la historia reciente en Egipto y con la Primavera Árabe. En los EEUU hemos sido testigos de que los movimientos de masas más grandes sucumben al control de la clase dominante por medio de ONG’s y demás colaboradores estatales u oportunistas. En última instancia, es la burguesía la que controla el aparato estatal y sin una verdadera revolución de Nueva Democracia con la clase trabajadora como clase dirigente, es inevitable que el poder permanezca en manos de un sector de la burguesía que continuará oprimiendo y explotando a la clase trabajadora.

Lo que las masas necesitan es un Partido, un Ejército Popular y un Frente Unido de todas las clases que se opongan al imperialismo y a la reacción. En Irán, los comunistas revolucionarios han sido sistemáticamente oprimidos por el Estado, con miles de camaradas que han sido torturados y asesinados en las cárceles durante la década de 1980.

Movimientos guerrilleros iraníes y liberación a través de la Guerra Popular

Organizaciones como las Guerrillas Fedayín del Pueblo Iraní, la Unión de Comunistas de Irán (Sarbedaran), etc., después de luchar durante años contra el Shah, participaron en luchas armadas contra la República Islámica. Revisionistas como el Partido Tudeh y otros ayudaron a los reaccionarios isalmistas a reprimir al movimiento comunista revolucionario. Un gran número de comunistas revolucionarios fueron asesinados durante un periodo de 3/4 semanas en lo que se conoce como el sangriento verano de 1988 y otros fueron forzados al exilio. La experiencia de los comunistas revolucionarios en Irán nos muestra exactamente cómo el revisionismo y la reacción van de la mano para servir a la burguesía.

En todo el mundo debemos defender la línea de los Partidos Comunistas que deben ser construídos para liderar la Guerra Popular y esta es la única solución para poner fin a los crímenes contra el pueblo iraní y lograr su liberación como parte de la revolución mundial. En ausencia de la Guerra Popular, debemos apoyar a las masas en su derecho a rebelarse contra los reaccionarios.

¡Derecho a Rebelión!

¡La Guerra Popular es el camino hacia la liberación contra el feudalismo, el capitalismo burocrático y el imperialismo!

Redspark Team