Intervención de Redspark sobre la cuestión de la vigencia de la Revolución de Octubre

Del 23 al 24 de septiembre, la ILPS, el PRISM y el NDFP organizaron en Amsterdan un evento conmemorativo sobre la Revolución de Octubre. Christophe Kistler, en representación de la redacción de Redspark, hizo una intervención sobre la cuestión de la vigencia de la Revolución de Octubre.

I. ¿Que nos enseña la Revolución de Octubre y otras experiencias revolucionarias en el mundo?

Tenemos 3 experiencias que Samir Amin nombró como “revoluciones históricas mundiales”, las cuales son; La Comuna de París, La Revolución de Octubre y La Revolución China. A estas, podemos añadir las experiencias de las grandes guerras populares de la India, Filipinas, Turquía, Perú y Nepal. Estas experiencias no fueron simples acontecimientos en la historia, sino una parte crucial de la historia que podemos compartir con nuestros camaradas. Tuvieron y siguen teniendo influencia en las vidas de millones de personas por todo el mundo.

Mientras algunos hablan sobre la necesidad de un “Socialismo del siglo 21”, o incluso de un “Socialismo 2.0”, lo cual crearía una ruptura con esas experiencias, nosotros, como marxistas-leninistas-maoístas, pensamos lo contrario, que tenemos que crear un “nuevo retorno” (J. Moufawad-Paul) de las enseñanzas de Marx, Engels, Lenin, Stalin y Mao para preparar el camino a las revoluciones por todo el mundo, especialmente aquí, en el vientre de la bestia imperialista.

Por tanto, debemos responder a la cuestión de lo que es especial y lo que es universal en todas esas experiencias. Un profundo estudio de esas revoluciones nos muestra que en toda revolución con éxito podemos encontrar los dos siguientes aspectos:

  • Un carácter prolongado. La Revolución no es un evento que ocurra en un día (o lo que los anarquistas franceses llaman “la gran noche”), en el que las masas deciden alzarse espontáneamente. La Revolución es un proceso que lleva mucho tiempo, a veces años, a veces décadas. En Rusia, Lenin observaba que la Revolución de Octubre era una continuación de la fallida insurrección de 1905, la cual fue en si misma una continuación de los movimientos obreros de finales del siglo 19 en Rusia. Por tanto, hasta la insurrección final, la Revolución se desarrolló durante varias décadas. Del mismo modo, las actuales Revoluciones de la India y de Filipinas avanzan y crecen también durante decadas de batallas.

  • La burguesía no se rinde. Asi como avance la Revolución la burguesía se sentirá cada vez más amenazada y en consecuencia incrementará su represión contra la Revolución. La ilusión de una transición pacífica al socialismo es una peligrosa idea que se ha cobrado millones de vidas de camaradas en Indonesia y en Chile. Los revisionistas modernos continúan manteniendo esa ilusión de forma oportunista por motivos electorales que vergonzosamente malinterpretan como “la línea de masas”.

II. ¿Cual es el formato del Partido?

Todas las experiencias nos demuestran que la Revolución requiere de un Partido de cuadros vanguardista, con una estructura concéntrica y militarizada, trabajando tanto en la clandestinidad como en público através de sus organizaciones de masas, con un centralismo democrático y disciplina de acero.

Esta declaración necesita una explicación más profunda. ¿Que aspecto tienen estas palabras técnicas en la práctica?

  • Un Partido de vanguardia, o como Lenin lo llamaba; “la vanguardia ilustrada del proletariado”, significa que el Partido no es un Partido al que se pueda unir el primero que llega. Es un Partido que está compuesto por los mejores elementos de la clase trabajadora, los cuales tienen un papel en la dirección del movimiento obrero.

  • Un Partido con una estructura concéntrica, significa que el Partido se construye a si mismo através de lo que Mao Zedong llamó “los tres instrumentos mágicos de la Revolución”, que son; el Partido, el Ejército y el Frente. Este punto está relacionado con el anterior; el posible militante se organiza primero en el Frente (o en el Ejército), donde recibe una formación apropiada y donde tiene la oportunidad de ponerla en práctica y, en caso de no proceder del proletariado, remodelarse a si mismo para incorporar un punto de vista proletario de clase al cometer suicidio de clase (Huey P. Newton).

  • Un Partido militarizado. El Partido está orientado al derrocamiento de la sociedad, y por tanto a la violencia revolucionaria y eso requiere que sus miembros trabajen y funcionen de forma militar; que todos ellos estén bien formados para cometer acciones ilegales y listos para el sacrificio por la causa del Pueblo.

  • Un Partido en la clandestinidad y un Frente en público. Esto significa que el Partido no debería ni trabajar abiertamente ni lo que es peor, revelar su militancia al público (con la excepción de algunos portavoces seleccionados), o su estructura interna. El Frente debería, en gran parte, trabajar y abastecerse de militancia de entre las masas, pero sin delatar su relación estructural con el Partido.

  • Centralismo democrático. El concepto de centralismo democrático se opone tanto a la ultra-democracia que los anarquistas pretenden seguir, lo cual realmente dirige las organizaciones al caos, como también se opone al ultra-centralismo que conduce a las organizaciones autoritarias a tomar decisiones subjetivas alejadas de las preocupaciones y necesidades del pueblo. Esto no significa que el Partido deba silenciar las contradicciones, más bien al contrario, el Partido debe fomentar la crítica interna. Mao Zedong describió esto como “Crítica interna, unidad externa”.

  • Disciplina de acero. Las decisiones del Partido deben ser aplicadas por y para todos sus miembros. Esto no sólo garantiza la democracia interna del Partido sino que es también una forma de fortalecer su unidad.

III. La Guerra Popular es hoy el camino a la Revolución

Desarrollando la teoría marxista podemos decir que hoy en día el camino a la Revolución es la Guerra Popular Prolongada. Aquí necesitamos nuevamente explicar este concepto, el cual es frecuentemente usado por diferentes camaradas para representar diferentes cosas.

La Guerra Popular es una estrategia universal, lo que significa que es aplicable en cualquier lugar con las características específicas de cada determinado país. No sólo está basada en la experiencia china, sino también en los escritos de teóricos como Gramsci y Mariategui, que vivieron en países con condiciones materiales completamente diferentes a la semi-colonial y semi-feudal China pre-revolucionaria. Por tanto, la Guerra Popular no es una estrategia adaptada sólo para China.

La Guerra Popular es una estrategia dirigida a elevar el nivel de consciencia de las masas y al mismo tiempo profundizar su comprensión de la necesidad de la violencia revolucionaria. Esto se traduce en la formación de organizaciones clandestinas que lleven a cabo un trabajo semi-legal o ilegal en todos los niveles de la sociedad; en las fábricas, en los barrios de clase obrera, en la lucha de las mujeres, etc…

¿Significa esto que los camaradas que defienden la Guerra Popular en países imperialistas estén reclamando coger las armas inmediatamente y empezar a disparar a burgueses y policías a la vista? Por supuesto que no. Significa que así como la Revolución avance, la represión se hará más fuerte y la estructura del Partido y su trabajo debe orientarse teniendo en cuenta que el Partido, tarde o temprano, será ilegalizado y se enfrentará a una represión aun más fuerte (Como hemos visto en Indonesia, Chile, o aun más cerca nuestra, en Italia, España…). Este es un paso inevitable hacia la Revolución.

IV. Conclusión

La Revolución de Octubre trazó la hoja de ruta a la Revolución gracias a la genialidad de Lenin y Stalin basados en las enseñanzas de Marx, Engels y la Comuna de París. Hoy, cien años más tarde, varias revoluciones más han sacudido el mundo, algunas de ellas aún en marcha, y la síntesis de todas esas experiencias formaron una ideología hoy conocida como marxismo-leninismo-maoísmo (o MLM). Estudiar la Revolución de Octubre significa estudiar el MLM.

Gracias a estas experiencias, hoy tenemos una teoría que es aplicable universalmente y que nos puede conducir a la Revolución. Depende de nosotros aplicarla correctamente en la actualidad teniendo en cuenta las características de nuestras condiciones materiales locales.

¡VIVA EL MARXISMO-LENINISMO-MAOÍSMO!

¡LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE ABRIÓ EL CAMINO PARA LA GUERRA POPULAR!

!VIVA LA GUERRA POPULAR EN LA INDIA, FILIPINAS Y TURQUÍA!

¡GUERRA POPULAR HASTA EL COMUNISMO!