EE.UU. : Reflexión de los Guardias Rojos sobre la Reciente Protesta de “White Lives Matter”

Como los fascistas organizados han estado tratando de crear una presencia y ganar tracción aquí en Austin, los comunistas y gente con mentalidad revolucionaria hemos estado aumentando nuestros esfuerzos antifascistas. Aparte de hacer un llamamiento a una intensificada organización antifascista entre las organizaciones que ya existen, también hemos logrado formar una coalición de antifascistas, que tanto necesitamos en este momento y lugar. Esta coalición ha servido de nexo para los antifascistas de todas las tradiciones ideológicas (la abrumadora mayoría de ellos siendo los comunistas revolucionarios) para unirse en un esfuerzo por evitar que el fascismo obtenga cualquier apoyo y obstaculice la capacidad de los fascistas de organizarse. La coalición se formó como una respuesta directa a una protesta planeada por “White Lives Matter”, un frente neonazi que anunció sus planes para protestar en la capital del estado de Texas el 19 de noviembre de 2016. Antifascistas golpearon inmediatamente el pavimento, reuniendo a las masas de Austin para unirse en una contra-protesta contra esta exhibición pública de la supremacía blanca. Este amplio trabajo de base resultó ser fructífero, ya que aquellos que pretendían ahogar a los fascistas superaban en número a los centenares y efectivamente sofocaron su capacidad de ser visto u oído de los fascistas, rodeándolos de todos lados y ahogando sus lamentables intentos de cantos.

Esta contra-protesta fue legítimamente más militante y enojada que las que hemos visto en las últimas semanas desde la victoria electoral de Trump. Dado que esta contra-protesta fue organizada por revolucionarios y no por liberales que aparentemente se han quedado sin fuerzas después de una semana de protestas, pudimos llegar a las partes de la comunidad que no son tan organizadas y no son tan liberales. Organizaciones como Servir al Pueblo – Austin, Frente Estudiantil Revolucionario, Alianza Revolucionaria de Personas Trans contra el Capitalismo (RATPAC), Comité de Solidaridad Palestina y miembros del Colectivo Socialista de Austin fueron unas de las más activas y militantes de los contra-manifestantes.

Desde el principio, el antifa superaba a los fascistas. Nadie que se acercara desde la calle podría ver u oir  a los supremacistas blancos, que estaban atascados en la acera, rodeados por todos los lados por manifestantes. Esta era una táctica planeada para evitar que los policías mantuvieran a los fascistas a un lado de la calle y los antifascistas al otro. Como el evento se hizo más tenso, la policía comenzó a poner a los polis de antidisturbios arriba y abajo de la calle 11 en preparación para lo que parecía el empiezo de un desorden total. Los manifestantes antifascistas estaban tratando de atraer a los supremacistas blancos a salir de su barrera protectora de policías. Los nazis parecían visiblemente sacudidos en este punto y pronto los cerdos en los caballos fueron traídos a crear un espacio más grande para los nazis. En un momento dado, la policía utilizó a los caballos para empujar a la gente fuera del camino para hacer espacio a las barricadas y en el proceso pisotearon a algunos manifestantes y empujaron a la muchedumbre a una cuerda que bloqueaba el espacio los polis intentaban mover a gente adentro de que.

Los fascistas se fueron antes de lo planeado y requirieron una escolta de policía de antidisturbios para protegerlos de las masas, que en un momento estaban cantando “Fuck a nazi up! ¡Fuck a nazi up! Como los “manifestantes de White Lives Matter” se presentaron uno a uno con su escolta de cerdos, los contra-manifestantes fueron rápidos en su cola y la marcaron para poder pasar la línea de las policías de antidisturbios que trató de crear una barrera entre las masas enojadas y los fascistas asustados. Los antifascistas siguieron varios bloques, rompiendo ocasionalmente la pared de los policías y arrebatando un nazi o dos. Los nazis se encorvaron y se agacharon en el garaje del capitolio, que APD tuvo que rodear e inundar con cerdos y caballos para evitar que los manifestantes hicieran sus cantos, algo que algunos lograron hacer antes de que los fascistas se fueran.

Es nuestro deber como comunistas, y específicamente como maoístas, llevar adelante la lucha contra los fascistas que tantos de nuestros predecesores han perdido la vida derrotando. NO CREEMOS en la libertad de expresión del odio, y siempre vamos a enfrentar y cerrar estos bichos cuando tratan de hacer una aparición. Como maoístas, creemos firmemente que los supremacistas blancos necesitan ser enfrentados y abrumados por una fuerza mayor. Es por eso que organizamos una unidad armada partidista bajo nuestro mando. Los partidarios no son un ejército popular, pero todavía deben ser guiados por el partido (o, en ausencia de un partido, un cuadro disciplinado). Los partidarios están firmemente al lado del pueblo en su lucha contra el fascismo y existen con el propósito de asegurar la supervivencia. Nunca más tendremos otra Masacre de Greensboro, donde el KKK mató a comunistas que gritaban “muerte al Klan!” Y nuestra sangre no será la única sangre derramada si tratan de apuñalarnos como TWP hizo a antifa en California. ¡Vamos a luchar cada vez!

(Para un análisis más profundo y teórico del movimiento fascista en ascenso en Austin, los Estados Unidos y globalmente, por favor lea y comparta nuestro documento reciente “It will not fall unless you hit it: An analysis of the growing fascist trends in the United States”)

https://redguardsaustin.wordpress.com/2016/11/21/a-red-guards-reflection-on-the-recent-white-lives-matter-protest/