PCM: El Acuerdo de París y la Cuestión de la Ecología

Donald Trump, presidente de la principal potencia económica del mundo anunció que, de acuerdo con su promesa de campaña, su país se retiraría del acuerdo climático de París negociado en la “COP21”. El acuerdo, que se supone debe estar dirigido a luchar contra el calentamiento global limitando los gases de efecto invernadero en particular, fue presentado por los países signatarios como un gran avance ecológico.

Sin embargo, este acuerdo no era ni siquiera obligatorio: era un compromiso basado en la buena voluntad, un concepto totalmente abstracto en las relaciones internacionales, donde se supone que cada país hace lo mejor posible, sin sanciones en caso de fracaso. Las relaciones entre los estados burgueses se basan en las relaciones de poder.

Las reacciones internacionales han sido, por supuesto, muy negativas, con China, Rusia y la mayoría de los países europeos condenando la decisión de los Estados Unidos. Sin embargo, ¿Es el Acuerdo de París el punto central para salvaguardar el planeta? ¿Este acuerdo salvará los mares afectados por la contaminación y la sobrepesca? ¿Prevé el reemplazo nuclear? ¿Este acuerdo aborda el asunto de la deforestación, protegiendo la biodiversidad, asegurando la calidad del agua? Por supuesto que no. Esto es un pacto de principios que permite hoy a los países imperialistas presentarse como defensores de la Tierra, aunque contribuyan cada día a devastar el medio ambiente y así degradar nuestras condiciones de vida.

La visión burguesa de la ecología

Recordemos que la cuestión ecológica ha llegado al debate público de los países occidentales desde los años 80. Este es un problema reciente, tomado muy desigualmente por las masas. Los autoproclamados representantes de la ecología en Francia están vinculados a la pequeña burguesía progresista: son Los Verdes ahora aliados con Europe Ecologie. Estos partidos han hecho durante mucho tiempo la opción de servir como auxiliares al Partido Socialista.

Una parte de la burguesía no ha escapado a esta tendencia. Ellos necesitan presentarse como modernos y ocupar este nuevo mercado, como las energías verdes o los alimentos orgánicos, por ejemplo, que son mercados extremadamente rentables. Pero si bien la cuestión ecológica es un asunto global , las fronteras no tienen importancia aquí, esta parte “verde” de la burguesía ha producido una visión de la ecología nociva, incapaz de responder a los problemas de hoy. Esta ecología burguesa está centrada sobre dos temas:

  • Delegación. La ecología debe dejarse a los científicos, técnicos, políticos competentes, sería un campo demasiado “serio” para movilizar de verdad al pueblo sobre estos asuntos. Esto crea un verdadero desprecio de clase: las masas serían insensibles a los problemas ecológicos, idiotas, comerían mal voluntariamente, se vestirían a través de las industrias más inhumanas, etc.
  • Moralismo. Lógicamente, este desprecio de clase produce una ecología moralista, en la que cada persona es responsable de su comportamiento: es la teoría del colibrí, estableciendo nuestras opciones de comida, ropa, transporte al centro de producción, en resumen, nuestras opciones de vida. Como si la deforestación o la destrucción de los océanos pudiera ser regulada una vez que cada ser humano entendiese que era necesario cerrar el grifo mientras se cepillaba los dientes.

Así es fácil entender que la salvación no se debe buscar desde este lado. Peor aún, este concepto de la ecología es desastroso, desviando el legítimo enfado hacia los problemas individuales y abstractos y negándose a tomar medidas contra el peligro.

La ecología materialista

Para nosotros los comunistas, cada problema debe plantearse sobre la base de una lectura materialista del mundo. Consideramos que las ideas no producen hechos, sino que las ideas surgen de hechos materiales. Nuestro materialismo se opone a su idealismo.

¿Por qué Donald Trump rechaza el acuerdo de París en contra de los consejos de los principales líderes empresariales de Estados Unidos? Se puede ver de inmediato que los discursos reducidos acerca de malvados capitalistas o sobre la dimensión agresiva del presidente no son útiles para explicar esta decisión.

¿Cuáles son los hechos? Donald Trump representa la confrontación de dos líneas dentro de la burguesía estadounidense: el aislamiento económico en lugar de fortalecer los vínculos de interdependencia con las economías europeas y asiáticas (principalmente chinas). Depende, por tanto, de ciertos sectores como la industria petrolera que realiza cálculos a corto plazo. En esta situación, Donald Trump debe demostrar a sus partidarios que defenderá sus intereses, e incluso que va en contra de los objetivos a largo plazo de otras compañías estadounidenses.

¿El Presidente de los Estados Unidos es tan diferente de los jefes de Estado y de las empresas que defienden el acuerdo de París? Por supuesto que no. Ninguno de ellos puede realmente afrontar los problemas ecológicos que amenazan al planeta, porque plantearse estos problemas significaría oponerse al modo de producción capitalista.

Puesto que se excluye esta opción, intentan temporizar tanto como sea posible, adoptando la técnica del avestruz: los hechos estarían sujetos a ideas, y afirmar que el calentamiento global no existe, o que el crecimiento americano es la solución a todo, bastaría para resolver los problemas. Tal actitud hoy en día es absolutamente criminal y debe ser considerada como tal.

Nuestra visión de la ecología es muy diferente: se basa en hechos materiales, en la participación activa de las masas en la transformación revolucionaria del modo de producción. Afirmamos hoy como ayer, que sólo la planificación de la producción socialista a nivel global puede permitirnos salir de la pesadilla capitalista y del ecocidio que genera. Y esta afirmación plantea la cuestión del poder: sólo tomando el poder por las masas bajo la dirección de la clase obrera a través de la guerra popular, resolverá este problema.

¿Cuál es nuestra visión de la ecología? Es una visión global, la cual necesariamente se construye a escala global. Responde a las necesidades reales de nuestra clase: vivir decentemente, disfrutar la naturaleza sin degradarla, producir razonable y racionalmente para satisfacer las necesidades de cada persona. También implica el desarrollo de una visión científica del mundo que nos rodea, a través de una educación igualitaria y no reservada a la élite, haciendo posible comprender los desafíos de la ecología y su relación con la lucha de clases.

El capitalismo, por su propia naturaleza, se funda en la anarquía de la producción, es decir, en la libre competencia que se supone auto-regulada, una concepción absolutamente idealista de la economía que desarma a los pueblos frente a las catástrofes petroleras, el aumento de los niveles de agua o los escándalos agroalimentarios (agricultura infame, GMOs, pesticidas, etc.).

Plantearse la cuestión de la ecología hoy es plantearse la cuestión de la transición al socialismo, es decir, el establecimiento de un sistema adaptado a las exigencias de nuestro siglo, eficiente y humano, al servicio del pueblo y no del capital .

Fuente:

Fuente: http://www.pcmaoiste.org/communique/la-question-de-lecologie/