Karapatan sobre los primeros 100 años de Duerte

“En los primeros 100 días del gobierno de Presidente Rodrigo Duterte, hay desarrollos positivos e importantes- como su firmeza en tomar la decisión, la reanudación de las conversaciones de paz y la liberación de los consultores de paz de NDFP. Pero también hay problemas que persisten”, dijo el secretario general KARAPATAN Cristina Palabay.

KARAPATAN enumeró los siguientes factores positivos:

1. Uno de los logros más significativos del presidente Duterte en sus primeros 100 días del gobierno es la reanudación de las conversaciones formales de paz con el NDFP y su actitud receptiva a un proceso de paz sustancial y significativa con los grupos revolucionarios de Moros.

El ambiente para la reanudación de conversaciones formales de paz entre el GPH y NDFP, estancado por los regímenes de Arroyo y Aquino se hicieron posible por la liberación de dieciocho (18) detenidos consultores de paz del NDFP y de otros dos presos políticos mas para participar en las rondas de conversaciones en Oslo, Noruega.

Los paneles de paz de GPH y NDFP están a intercambiar los borradores de Acuerdo Completo sobre las Reformas Socioeconómicas (CASER), un acuerdo clave que se considera como el corazón y el alma del conflicto armado en las Filipinas. Los panales también discutirán la liberación de los presos políticos por razones humanitarias, y de todos los demás a través de una proclama de amnistía.

Mientras tanto, el esfuerzo del gobierno Duterte para dialogar con el MILF y el MNLF es visto como un paso positivo hacia un verdadero proceso de paz que se tratará con las raíces de la lucha del pueblo Moro por su derecho de autodeterminación.

KARAPATAN reitera su llamamiento inequívoco a la administración Duterte para la liberación inmediata de TODOS los presos políticos a través de una amnistía general.

2. La declaración de la tregua unilateral por el GPH, un resultado positivo inicial de las conversaciones de paz, y las declaraciones verbales de Pres. Duterte eran claves para la decisión de los evacuados Lumad a volver a sus hogares.

Los lumad desplazados en Lianga, Surigao del Sur también gozaron de un fuerte apoyo internacional y nacional en su campaña por la justicia. La matanza de sus líderes y maestros, Datu Juvello Sinzo, Dionel Campos y ejecutivo de la escuela lumad Emerito Samarca llevó a la evacuación masiva de los habitantes Lumad al complejo deportivo Tandag. Un año más tarde, las organizaciones progresistas aseguraron el regreso de los evacuados de Surigao del Sur a sus hogares y escuelas. Los Lumad internamente desplazados y alojados en el UCCP Haran en Ciudad Davao todavía no han vuelto a sus hogares debido a la continua presencia de AFP en sus comunidades.

La retracción de los cargos por el Departamento de Justicia contra los activistas y defensores de los derechos humanos en Mindanao también es un desarrollo positivo. Bajo la administración de Aquino, los defensores y activistas que apoyaron a los evacuados de Lumad en el compuesto UCCP-Haran en la Ciudad Davao se enfrentaron los cargos falsos de secuestro, detención ilegal y grave y, la trata de personas como acosadores.

4. Las declaraciones de Duterte indican que los grupos paramilitares apoyados por el gobierno como Alamara y Magahat-Bagani, entre muchos otros, son mantenidos, armados y financiados por el gobierno. Él ha amenazado a disolver y desarmarlos después de los informes de violaciones de la tregua por los medios de comunicación.

5. La crítica de Duterte de la presencia militar estadounidense en las Filipinas y de la hipocresía del gobierno de Estados Unidos en el contexto de los derechos humanos se encuentra resonancia entre todos los filipinos patrióticos y en los pueblos que están en el extremo receptor de las guerras intervencionistas de Estados Unidos y el pillaje de los países subdesarrollados. La ayuda militar exterior estadounidense al AFP y los regímenes anteriores han impulsado programas de contrainsurgencia como Oplan Bayanihan convirtiendo a miles de filipinos en víctimas.

 

KARAPATAN, sin embargo, también cita las siguientes desafíos que continúan:

1. A pesar del cese de fuego unilateral declarado por el GPH con el NDFP, la aplicación de Oplan Bayanihan continúa, bajo la apariencia de las operaciones civiles y militares y “programas de paz y desarrollo” por el AFP. Los civiles siguen siendo víctimas en loco intento del AFP para emplear el engaño y la solución militar al conflicto armado y para salvaguardar los intereses de la minería a gran escala y las empresas agrícolas rastrillando beneficios para las empresas extranjeras y locales.

La violación de derechos sigue bajo Oplan Bayanihan. Durante los 100 días, Karapatan ha documentado al menos 16 víctimas de homicidios políticos, 16 asesinatos, dos casos de tortura, y nueve víctimas del arresto y la detención ilegal. La mayoría de las víctimas de homicidios políticos eran los campesinos y los pueblos indígenas. Ellos murieron defendiendo sus tierras y dominios ancestrales. Entre ellas se encuentran la masacre de los agricultores de Laur, Nueva Ecija y en Sumilao, Bukidnon.

2. La presentación de cargos falsos contra activistas y la penalización de actos políticos todavía continúan. El profesor-investigador Lunad Amelia Pond fue acusado de doble asesinato y asesinato frustrado; mientras defensor de la paz John Maniquez de la posesión ilegal de armas de fuego durante los primeros  100 días de Duterte.

El presidente declaró el estado de emergencia nacional después del bombardeo en la ciudad de Davao, donde murieron civiles. Karapatan está alerto sobre el posible impacto adverso a los derechos civiles y políticos, en especial de los del pueblo moro que podría ser víctima de detención sin orden judicial y la detención ilegal.

3. La justicia sigue siendo difícil de alcanzar en los casos de violaciones de los derechos humanos cometidos tan atrás como en los regímenes Arroyo y Aquino. Los perpetradores de violaciones de derechos humanos no son detenidos y castigados, a pesar de las órdenes de detención y evidencia sólida contra ellos. Ejemplos de ello son los perpetradores de la masacre Lianga, los asesinos de Fernando Baldomero, Romeo Capalla, P. Fausto Tentorio, Leonard Co, Juvy Capion y sus dos hijos, y muchos otros.

4. Ret. Maj. El General Jovito “The Butcher” Palparan sigue gozándose de la custodia del ejército en lugar de la detención civil regular. Todos los cargos del pillaje contra Gloria Macapagal-Arroyo se han sido denegados. Los activistas de los movimientos y los líderes desaparecidos como Jonas Burgos, Karen Empeño y Sherlyn Cadapan y muchos más siguen desaparecidos.

5. Los víctimas de la Ley Marcial y sus familias están fastidiados con el fracaso total de la Junta de Reclamaciones designado por Aquino para indemnizarlos, a pesar de más de tres años de la Ley de Reparación a las víctimas de la Ley Marcial. La propuesta de Duterte para el entierro de un héroe para el dictador Ferdinand Marcos también se encontró con una fuerte oposición por parte de las ML víctimas y sus familiares.

6. El rápido aumento en los incidentes de muertes relacionadas con las drogas ha causado daño al imagen de los primeros 100 días de la presidencia de Duterte. Las acciones de represión puramente desde el punto de vista de ley contra los usuarios y vendedores de drogas sospechosos negando su derecho a la vida y el debido proceso. Son más las víctimas los de sectores vulnerables y marginados de la sociedad filipina.

Karapatan reitera que debe poner fin al los muertos relacionados a las drogas, deben seguir el debido proceso y dar justicia a los víctimas inocentes. La amenaza de las drogas puede ser eliminada sin restringir los derechos básicos de las personas, especialmente de los pobres. Es a través de resolver los problemas básicos de la sociedad filipina y por la defensa de los derechos económicos, políticos y socioculturales que el problema de las drogas puede resolverse por completo.

“La lucha por un cambio significativo y profunda continúa, cuando seguimos defendiendo y afirmando los derechos de las personas en la administración Duterte y más allá”, concluyó Palabay.