Brasil: ¡Apoya la lucha campesina, denuncia el asesinato del camarada Elías!

El 25 de diciembre de 2016, alrededor de las 8 de la tarde, el compañero Elías de Oliveira fue cobardemente asesinado cuando regresaba a su casa, en el centro de Jaru, una región central de Rondônia (un estado en la federación brasileña). Vivía en su taller mecánico llamado “Dom Pedro”. Después de aparcar su furgoneta, una persona (o más) llegó en una moto y disparó al camarada varias veces. A pesar de la llegada de los servicios de emergencia, sucumbió a sus heridas.

Elías era una persona alegre, tenía muchos amigos y era un padre maravilloso. Su familia trabajaba mucho. Tío Elías, como fue conocido, poseía una parcela de tierra en la zona de Lamarca, a 50 km de la comuna Theobroma, que también se encuentra en la región central de Rondônia. En 2000, más de un centenar de familias recuperaron casi mil parcelas de terreno público en esta zona y fundaron el campamento de Lamarca. Aunque las tierras eran públicas, el Fazendeiro el dueno de la tierra) Catâneo afirmó que estas tierras eran suyas, por lo que esta ocupación fue directamente en contra de sus intereses. En 2004, los campesinos produjeron 342 toneladas de arroz, maíz y alubias tarbais, todo ello gracias a la ayuda mutua y la solidaridad. Las familias operaron una redistribución de la tierra después de ocupar la zona. Siempre lucharon por su derecho a tener carreteras, escuela y electricidad y resistieron valientemente a los ataques de la policía y los pistoleros. Hoy viven y producen con dignidad en sus tierras ganadas, luchando valientemente.

Tío Elías había decidido abandonar su tierra y abrir un taller de mecánica en Jaru, pero nunca dejó de seguir y apoyar la lucha campesina en todo el estado. Frecuentemente visitó la sede de la Liga de Campesinos Pobre (LCP-Ligua dos Camponeses Pobres), transportó compañeros o prestó su vehículo. Consiguió reparar automóviles rotos varias veces, sin considerar si era de vacaciones o tarde por la noche. Tío Elías era un trabajador dedicado y un comerciante honesto, pidió precios justos y tenía buenas relaciones con sus empleados.

No sabemos todavía cuáles eran los motivos de este vil asesinato. Pero afirmamos que seguiremos luchando para que nuestro compañero (y todos los demás) no haya caído en vano. Nos elevaremos más que nunca la bandera de la revolución agraria, revuelta por el asesinato de más de un hijo del pueblo, pero alimentada por el ejemplo del trabajo, lucha y solidaridad del camarada Elías.

http://www.resistenciacamponesa.com/noticias/883-apoiador-da-luta-camponesa-foi-brutalmente-assassinado-em-jaru