¡Por el fin del asedio sobre Talaingod! ¡Por el fin del asedio de las AFP sobre las comunidades rurales!

El Partido Comunista de Filipinas (CPP, por sus siglas en inglés) reclama al régimen de Duterte y a las Fuerzas Armadas de Filipinas (AFP) que finalicen el asedio militar sobre la ciudad de Talaingod en donde se han aplicado tácticas al estilo Marawi contra civiles para forzar la rendición del pueblo, en especial el pueblo Lumad manobo, en la defensa de su tierra ancestral.

La pequeña ciudad de Talaingod, Davao del Norte, con una población por debajo de los 30 mil habitantes, está bajo asedio de tres batallones de las AFP -el 56, el 72 y el 88 BI (Batallón de Infantería), así como sus paramilitares de Alamara. Las tropas fascistas han invadido barangays (Barrios) y poblaciones durante meses. Han efectuado sin cesar operaciones de combate y puesto en peligro la vida de miles de civiles.

Abusos de derechos humanos cometidos por los soldados corren sin control. Han ocupado ilegalmente las escuelas comunitarias de los Lumad y han evitado que estas se reabran y trabajen. Han restringido los movimientos populares y causado una enorme parada en la producción y el comercio ya que el pueblo se ve imposibilitado para atender sus cosechas, cazar y vender sus productos o comprar arroz y otros productos básicos.

Han presionado constantemente a líderes comunitarios y residentes comunes para forzar a la gente a declararse como “rendidos del Nuevo Ejército Popular (NPA)” bajo amenaza de ser acusados de pertenencia o de ser simnpatizantes del NPA y tratados como combatientes armados. El fin de semana pasado, las AFP realizaron sin ninguna verguenza una autodenominada “ceremonia de rendición” en donde, según informaciones, engañaron y presionaron a Datu Guibang Apoga, jefe tribal manobo, el cual estaba enfermo a su avanzada edad, y lo presentaron falsamente ante el público como si hubiera renunciado a la resistencia manobo en defensa de sus tierras ancestrales.

La campaña de represión del régimen de Duterte contra Talaingod bajo la ley marcial tiene como objetivo presionar al pueblo lumad manobo para que renuncie a la defensa de su tierra ancestral y a la resistencia contra la tala destructiva y las operaciones de minería de grandes capitalistas extranjeros y locales.

Las AFP están aplicando las tácticas de Marawi de guerra total (con la población civil en el punto de mira) y asedio militar empleando una aplastante fuerza para amenazar e intimidar a los residentes. En Marawi, el objetivo último era expulsar al pueblo a través de bombardeos aéreos y repartirse el terreno para establecer una gran reserva militar entre las AFP y EEUU y desocupar grandes extensiones de terreno para establecer plantaciones de caucho y aceite de palma.

Así como en Marawi, el objetivo de las AFP y Duterte de librar una guerra total sobre toda la zona montañosa de Pantaron es ejercer la represión contra todo tipo de resistencia para apoderarse de los terrenos del pueblo Lumad y apropiarse y saquear sus ricos recursos. A las grandes empresas mineras extranjeras, así como a las grandes corporaciones agrícolas extranjeras se les cae la baba con la rica tierra ancestral del pueblo lumad.

El régimen de Duterte está empleando las mismas tácticas de guerra para desocupar grandes extensiones de terreno por todo el Valle de Compostela, Davao del Sur, Bukidnon, provincias de Zamboanga, provincias de Agusan y otras provincias de Mindanao, así como expulsar al pueblo Moro de Liguasan Marsh. Existe también cierta similitud con esta táctica en la toma de control de la isla de Boracay por el ejército y el plan de Duterte de tomar el control y privatizar el terreno de residentes locales y grupos minoritarios para ser vendido posteriormente a grandes empresas y capitalistas extranjeros.

El CPP llama al pueblo filipino a exigir el fin del asedio sobre Talaingod, el fin de la guerra total de las AFP contra el pueblo Lumad y la población civil de Mindanao y de todo el país, el fin del ataque de las AFP contra las escuelas comunitarias de los Lumad y el fin de la “campaña de rendición” de las AFP contra la población civil.

Al mismo tiempo, el CPP apoya totalmente la continua lucha del pueblo de Talaingod y del pueblo Lumad en toda la zona de Pantaron en defensa de sus tierras ancestrales contra la ocupación del ejército, del gobierno y de las grandes empresas.

El Nuevo Ejército Popular, bajo la dirección del Partido, continuará defendiendo a los campesinos y a los pueblos minoritarios contra la ley marcial del régimen de Duterte-EEUU y contra la guerra total de opresión y destrucción del Oplan Kapayapaan (Plan de Pacificación). El Partido llama al pueblo filipino a unirse y apoyar al NPA para cumplir su deber de defender a las amplias masas del pueblo filipino.

Oficina de Información
Partido Comunista de Filipinas
13 de junio de 2018

Fuente: Web del Partido Comunista de Filipinas