Tjen Folket sobre la situación en Siria: ¡No acepte propaganda para la guerra!

Vemos una campaña mediática de los países imperialistas a favor de una guerra de la OTAN en Siria.

La guerra es un infierno y cinco años de guerra en Siria ha hecho poco más que llevar a millones de personas hacia sufrimiento inimaginable. A través de la televisión, los periódicos y las redes sociales, muchas personas en occidente pueden tener la impresión de que Assad es la única persona que comete actos de terror contra el pueblo sirio. Pero, de hecho, la gente que lucha contra Assad son Al-Qaeda, ISIS y otros jihadistas. Todas estas fuerzas luchan con el apoyo de los enemigos de Assad en el extranjero. No hay, de hecho, una “opción buena” en Siria.

Es un mito que los estados occidentales no se involucren lo suficiente en este conflicto. La realidad es que ya se han involucrado demasiado. Las armas, el dinero y el apoyo político de los países de la OTAN y aliado de la OTAN Arabia Saudita junto con muchos estados del Golfo ha llevado a la creación de ejércitos compuesta por combatientes extranjeros. Está claro que el occidente es en su mayor grado un participante activo en la guerra, no un espectador pasivo.

En los medios de comunicación hay ahora una campaña en apoyo de más armas, más intervención, más de lo que la OTAN ha hecho durante cinco años. Ellos juegan en nuestros sentimientos, nos muestran el sufrimiento humano, pero lo que sugieren nos llevará a más de lo mismo.

Sin embargo, no tenemos ilusiones sobre el gobierno de Assad, Rusia o sus medios de comunicación. Tienen sus propios intereses que propagandizan a favor.

Esta campaña de los medios de comunicación de la OTAN no es nada nuevo. Por el contrario, así es como ocurrió durante la invasión de Afganistán e Irak por parte de la OTAN. Además, vimos patrones similares durante la agresión de la OTAN contra Yugoslavia en 1999 y con Libia en 2011. En ninguno de estos lugares la intervención de la OTAN ha conducido a mejores condiciones para la población local. Su solución no es una solución contra el sufrimiento humano, sino que sólo significa lograr más poder para las potencias occidentales.

Tenemos la respuesta. 13 años después de la invasión de Irak sabemos que mintieron por sus guerras. Dijeron que Irak tenía armas de destrucción en masa algo que no lo tenía. Dijeron que Saddam Hussein cometió terror contra su propia población, lo cual fue correcto, pero la invasión ha multiplicado el terror contra los iraquíes. La situación actual es peor que nunca para el pueblo iraquí. En Libia hoy no hay un gobierno unido. El estado de Libia es de puro caos. La agresión de la OTAN ha destruido el país y los yihadistas controlan grandes porciones de la misma.

Este ha sido el patrón en todas las guerras, especialmente en los últimos 100 años. Los líderes políticos han colocado el sufrimiento de los civiles como pretextos, con el fin de legitimar sus guerras. Esto no hace más que llevar a más sufrimiento. Incluso el régimen de Hitler presentó sus guerras como intervención humanitaria. Cuando invadieron Chequia y Polonia en ambos casos fue con una excusa para ayudar a las minorías o prevenir ataques contra Alemania y alemanes. Por lo tanto debemos mirar detrás de la propaganda, y mirar sus motivos y metas. Debemos apoyar a ellos que tienen buenas motivaciones y metas que . En todos los demás casos debemos rechazar su propaganda y política y trabajar para reducir las consecuencias para el pueblo sirio.

Al mismo tiempo que los políticos occidentales apelan a nuestras emociones para legitimar su agenda en Siria, cierran sus fronteras a los refugiados del propio país que pretenden bombardear. Solo hasta aquí llega su humanismo.

Nuestra posición es clara:

No apoyo para la intervención occidental o la guerra en Siria.

Condena a la OTAN por la sangre en sus manos.

Apoyo total a los refugiados, merecen nuestra más cálida bienvenida.