Canadá: Un llamamiento por el 150 aniversario del Hogar-Prisión de Naciones

Hoy se celebra el 150 aniversario de Canadá. Canadá, un hogar-prisión de naciones, que mantiene a los pueblos indígenas subyugados bajo el dominio colonial. Canadá, un sueño hecho realidad para los ricos, que ataca continuamente a la clase obrera y proporciona un verdadero patio de recreo para la clase capitalista. Canadá, un país que es caldo de cultivo para todas las otras formas de opresión, deshumanizando constantemente a los más marginados dentro de nuestras sociedades. Canadá: una fuente de miseria para millones y millones, en casa y en todo el mundo. Canadá: un país que debe ser eliminado si las masas en este país pretenden gozar incluso de la más básica dignidad humana.

A los pueblos indígenas, que han luchado tanto tiempo contra el colonialismo canadiense: !Mantened la lucha por la legítima autodeterminación nacional! No os conformeis con la “reconciliación” o con cualquier otra trampa que el estado canadiense nos ha puesto en nuestro camino hacia la liberación. Sólo un control total sobre nuestras tierras, recursos y gente -en resumen, completo control sobre nuestros futuros nacionales- será capaz de revertir los efectos de siglos de colonialismo. Y sabed que en la lucha por la autodeterminación nacional, el Partido Comunista Revolucionario estará de nuestro lado, luchando por desmantelar el Hogar-Prisión de naciones conocido como Canadá.

A los trabajadores y pobres de Canadá, colonos, inmigrantes e indígenas: Somos pobres porque otros son ricos. El estado canadiense ha elaborado expertamente un sistema en el que el trabajo que hacemos va a beneficiar a una pequeña minoría en lugar de mejorar nuestras vidas. Mientras los ricos disfrutan de costosas vacaciones, comen los mejores alimentos y se relajan en el lujo, nosotros trabajamos día a día y nos endeudamos para sobrevivir. En casi todas las formas concebibles el beneficio se coloca antes que el pueblo. No es nuestra culpa: el sistema fue diseñado de esta manera. ¡Pero no tiene por qué ser así! ¡Nuestros enemigos no son pueblos indígenas e inmigrantes, sino la clase capitalista y el sistema capitalista en sí! Si nos unimos y luchamos, no sólo podremos lograr mejoras -mayores salarios, rentas más baratas, mejores condiciones de trabajo, etc.- y mejorar nuestra situación bajo el sistema actual, sino que podremos derrocar al capitalismo mismo y construir un mundo sin explotación: un mundo donde nosotros como trabajadores no somos tratados como productores de riqueza desechables, sino como personas. El Partido Comunista Revolucionario trabajará incansablemente para este fin, luchando junto a todos aquellos que luchan por un mundo mejor.

A todos los demás pueblos oprimidos de Canadá: Sabed que nuestras luchas también son legítimas y justas. Si luchamos contra la xenofobia, el racismo anti-negro, el racismo, el sexismo, el heterosexismo, el cis-sexismo, la homofobia, el capacitismo o cualquier otra forma de opresión, es absolutamente correcto exigir una básica dignidad humana contra los sistemas que conspiran para deshumanizarnos. Si bien puede ser tentador mirar cada una de estas luchas tan desconectadas y únicas, es sólo a través de la unidad -comprendiendo nuestra humanidad común- que realmente podremos tener éxito en la construcción de un mundo sin opresión. Y en las luchas contra formas específicas de opresión, así como la batalla para unir estas luchas juntos, el Partido Comunista Revolucionario está con nosotros.

¿Quienes somos? El Partido Comunista Revolucionario no es un partido político como los principales partidos: no tenemos ningún interés en el Parlamento, y no hacemos promesas que no tengamos intención de mantener. Las tareas que nos hemos fijado son fáciles de entender: el derrocamiento del estado colonial canadiense para asegurar una verdadera autodeterminación para todas las naciones oprimidas en lo que es ahora Canadá, el fin del capitalismo para asegurar la supervivencia y una alta calidad de vida para todos garantizada, la construcción de una sociedad verdaderamente democrática para que todos nosotros -trabajadores y pueblos oprimidos- podamos tener control sobre nuestras vidas y el fin del imperialismo canadiense para asegurar que no vivamos bien aquí a expensas de otros en todo el planeta. En resumen, luchamos por el socialismo. Y sabemos que la clase capitalista no concederá esto sin lucha: la única manera de construir un mundo verdaderamente justo es la revolución. Entre nuestros miembros están pueblos indígenas y colonos, inmigrantes y no inmigrantes, hombres, mujeres y personas trans y no binarias, estudiantes, trabajadores, ancianos y jóvenes. Venimos de todas partes de Canadá y estamos unidos en nuestro objetivo singular de derrocar todas las condiciones sociales existentes. Y es sólo a través de esta unidad revolucionaria que podremos tener éxito en nuestras respectivas luchas.

El momento para la acción es ahora. Hacemos un llamamiento a todos aquellos que luchan por un mundo mejor para ingresar al Partido Comunista Revolucionario. Envíenos un correo electrónico a pcr.rcp.canada@gmail.com: estamos activos en todo Canadá. Es sólo mediante el acercamiento de nuestras diversas luchas y la planificación de un camino estratégico hacia adelante que podemos derrocar con éxito el capitalismo, el imperialismo y el colonialismo. Durante mucho tiempo la clase capitalista ha estado ganando. Podemos revertir la marea. No tenemos nada que perder sino nuestras cadenas: tenemos un mundo para ganar. ¡Por el fin de Canadá!

Fuente: https://pcrrcp.wordpress.com/2017/07/01/an-appeal-on-the-150th-anniversary-of-a-prison-house-of-nations/